A RAFAEL DEL CASTILLO, CONCEJAL DIMITIDO DEL AYUNTAMIENTO DE CÓRDOBA DE SERVICIOS SOCIALES:

TU SI QUE VALES.


Rafael Del Castillo, es una de esas pocas personas, poquísimas, que han pasado por el Ayuntamiento de Córdoba en un cargo institucional y que no se ha adaptado al sillón. En su corto curso político, dos años y poco, creó y promocionó la Oficina de la Vivienda, para atender a las personas afectadas por los números deshaucios que la banca ha practicado y sigue practicando en nuestra ciudad, ha creado una Comisión Municipal para integrar el servicio de la Dependencia en la estructura municipal. Se ha volcado con colectivos que tienen problemas sociales de toda la ciudad, ha reivindicado que se doten los servicios sociales adecuadamente para poder atender a las personas más necesitadas de nuestra ciudad, se ha volcado en un trabajo colectivo con la mayoría, de trabajadores municipales de los servicios sociales. Pero eso de defender a los más desprotegidos contra las acciones de la banca, escuece en el Gobierno Municipal, quizá sea el motivo por el que se han tirado años sin incluir la Oficina de la Vivienda en el organigrama municipal, es más, los funcionarios que iniciaron dicha oficina no han tenido ni nombramiento de Recursos Humanos y se han tenido que ir a otros trabajos sociales, quemados, porque no han tenido ningún apoyo por parte del Gobierno Municipal, si por parte de Rafael del Castillo. Rafael del Castillo es un hombre sencillo, que le gusta trabajar, y que tiene un compromiso social con los más castigados por las políticas neoliberales, que le ha hecho no sentirse cómodo en el sillón de Capitulares, por delante tenía una carrera de política institucional, porque por su capacidad de trabajo si ha demostrado que vale. Pero no se ha conformado. Pero Rafael del Castillo, tiene mucho que dar a esta ciudad, y no dudamos que va a estar en la lucha por crear un mundo mejor con todo su conocimiento y con todas sus ganas. Sabemos que no se va, se va del Ayuntamiento, porque no le ha servido para proyectar lo que él quiere, pero estamos seguros que no se va a dejar la lucha por un mundo mejor. Rafael del Castillo ha sido coherente con sus ideas y con lo que en discursos propugna su organización, con su dimisión, no permite que I.U. en el Ayuntamiento de Córdoba sea una muleta del PSOE, ni de las políticas neoliberales y de derechas que este Gobierno Municipal está llevando a cabo. Seguro que nuestra colaboración hacia tu persona y tu labor y nuestro aprecio no cae bien en el Gobierno Municipal y en otras instancias de la ciudad, pero tú te LO has ganado, cosa que no es fácil, y de lo que no gozan la mayoría de políticos municipales. Si fueran coherentes I.U. se saldría del Gobierno Municipal y GANEMOS dejaría de apoyarlo. Las políticas de derechas que las haga la derecha, pero sin nuestro voto y colaboración.