CTA amplia su demanda contra el ayuntamiento de Córdoba y el resto de sindicatos

CTA amplía su demanda al resto de sindicatos

CORDÓPOLIS | 24 de septiembre de 2016 a las 3:26

Manifestación convocada por CTA en enero para reclamar que se abra la bolsa de empleo | MADERO CUBERO 

Manifestación convocada por CTA en enero para reclamar que se abra la bolsa de empleo | MADERO CUBERO

Según el sindicato, CCOO, CGT, UGT y CSIF “no quieren reconocer la legítima representación otorgada por los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento

CTA ha ampliado la demanda por tutela de la libertad sindical contra el Ayuntamiento de Córdoba, CCOO, CGT, UGT y CSIF. Según el sindicato, CCOO, CGT, UGT y CSIF “no quieren reconocer la legítima representación otorgada por los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento de Córdoba que con sus votos en las últimas elecciones sindicales en el Comité de Empresa han llevada a CTA hasta 46,15 % de la misma”.

Para ello, “después de elegirnos en las Presidencias de la Junta de Personal y el Comité de Empresa estos Sindicatos han hecho una alianza por la que modifican el reglamento de funcionamiento interno del Comité de Empresa y quieren que ese reglamento tenga la capacidad de modificar el convenio colectivo, para adecuarse a la usurpación de nuestra representatividad y apropiársela ellos”, señala un comunicado. Todo ello, dicen, “en connivencia con el Gobierno Municipal de Isabel Ambrosio, la alcaldesa, y bajo el brazo ejecutor del Director General de Recursos Humanos, Juan Manuel Pozuelo”.

Esa alianza, dice el sindicato, “ha llevado a dejar sin representación a CTA en la Comisión Paritaria del Convenio colectivo en funcionarios, siendo el sindicato mayoritario también en este colectivo, es decir, que siendo el sindicato también más representativo en funcionarios no nos permiten tener ningún miembro en la Comisión Paritaria, la cual tiene un carácter negociador, representación que por acuerdo entre ellos, se la otorgan a CGT y CSIF que no tienen el 10% de representación en funcionarios, y por lo tanto, no están legitimados legalmente para negociar en funcionarios”.

Por otro lado, CTA cree que “pretenden negociar un convenio colectivo para personal funcionario y laboral, lo cual es un bodrio jurídico, porque el personal funcionario está sujeto al derecho administrativo y el personal laboral a la legislación social y son legislaciones totalmente diferentes”. El sindicato afirma que “en realidad lo que se hace es sustraer la negociación colectiva del personal laboral que es mucho más amplia y restringirla a la del personal funcionario que muy encorsetada. Pero además con un desajuste total porque en la negociación de laborales intervienen más funcionarios que laborales, no pudiendo obtener los funcionarios la representación de los laborales porque son elecciones sindicales distintas.”

Y todo ello, repite CTA, “con la connivencia del máximo responsable en la negociación que es Pozuelo, el cual está actuando a sabiendas de que lo que se está haciendo atenta contra la libertad sindical y los derechos fundamentales de la persona”. Por lo que una vez resuelto el litigio, anuncian que en caso de obtener una sentencia favorable, CTA “estudiara la viabilidad de exigir responsabilidades, para que en lo sucesivo los altos funcionarios y el personal de confianza de libre elección no se sientan impunes bajo el paraguas de la administración para adoptar medidas que van en contra de la representatividad de los trabajadores y de los derechos fundamentales”.

CTA dice haber mantenido “una posición de dialogo en este procedimiento, como suele ser usual, y llegamos a realizar una propuesta donde tenían presencia hasta los que no estaban legitimados para estar en las mesas de negociación”. Pero lamenta que “vista la actitud de bloqueo que estos sindicatos y el Ayuntamiento de Córdoba durante 11 meses han mantenido contra la representación de los trabajadores otorgada a CTA llegado este punto por supuesto no vamos a echar marcha atrás”. Y apunta al representante de CSIF. Rafael García, “que desde su ignorancia, prepotencia y mala fe, pretendía que le pidiesemos perdón por aprobar entre todos que ellos con solo 19 votos tienen los mismos representantes que CTA con 138”.

“Este supuesto representante”, prosiguen, “no se ha enterado de que lo que están aprobando va contra los derechos fundamentales de la persona y las libertades públicas, que este procedimiento obligatoriamente tiene que ir a la Fiscalía. Aunque ésta con bastante frecuencia se desentienda de la defensa de los derechos fundamentales en materia de libertad sindical y que lo que están haciendo puede tener transcendencia penal”. Por lo tanto, CTA dice que “no tiene que pedir perdón a nadie, CTA lo que tiene que hacer es lo que está haciendo que es pedir tutela a la justicia para ver repuesta su representatividad”.