C.T.A. en contra de las privatizaciones de jardines y de los museos municipales

Después de la lucha titánica en contra de los expedientes de regulación de empleo y la privatización de los servicios públicos del Ayuntamiento de Córdoba durante los cuatro años de mandato del P.P., los trabajadores municipales depositamos nuestra confianza en un cambio de gobierno municipal, y efectivamente, tras las elecciones el gobierno ha cambiado, pero de nada ha servido y nos explicamos.

 Desde el día 18 de agosto, se pueden ver publicados en la Plataforma de Contratación del Estado, los pliegos de condiciones técnicas y administrativas para la licitación (privatización) del mantenimiento de jardines y parques de la ciudad de Córdoba. Licitado en dos lotes, por un valor total de 2.168.116,67 euros (IVA aparte). Se nos podrá decir que se vuelve a licitar lo que ya había, pero eso no es cierto, puesto que el pliego permite la ampliación de 200.000 metros más, la cual será más que segura, porque personal en el Ayuntamiento no se contrata ni siquiera de bolsa de trabajo (para lo cual hay destinados, dicho sea de paso, más de 2,4 millones de euros), que irán a parar a las manos de las multinacionales que se están quedando con los servicios públicos. Pero dicho esto, conviene hacer una valoración político-sindical del tema. Cuando los partidos políticos que conforman el gobierno municipal estaban en la oposición, hablaban de remunicipalización de servicios públicos, decían que no a las privatizaciones, de ofrecer unos servicios de calidad, etc. Cierto es que la mal llamada Ley de Racionalidad y Sostenibilidad de las Administraciones Públicas no tiene otro objetivo que destruir el empleo público y pasar los servicios públicos a empresas multinaciones en manos de amiguetes. Pero en todo caso, lo que sí es criticable es que el gobierno municipal de izquierdas no luche con todas sus fuerzas contra esa ley y se conforme con la liquidación de la autonomía local, ejecutando las políticas que le manda hacer la derecha desde Madrid. Eso es inadmisible, y de ahí viene la pérdida de confianza de los trabajadores en los partidos que teóricamente      -sobre el papel- se sitúan en el espacio político de la izquierda, pero que a la hora de gobernar hacen las mismas políticas que la propia derecha. De ahí precisamente viene una sangría de apoyos que podrían tener y que se quedan en la abstención por esta desafección.No podemos pasar por alto el papel del Subdelegado del Gobierno impugnando la provisión de 39 plazas de personal en acceso con interinidades. Eso sí que demuestra un interés claro y directo de desmantelar los servicios públicos municipales de la ciudad de Córdoba.Por otro lado el tema de los museos, que el Partido Popular no supo ni quiso solucionar, y que incluso llegamos a judicializar con la gestión del Sr. Navas. Ahora lo instrumentalizan ante los medios de comunicación para forzar su privatización sí o sí. Pero lo que es impresentable es que el Gobierno Municipal supuestamente de izquierdas saque el servicio para que lo realice una empresa privada, además al precio de 8,2 euros la hora. A esos 8,2 euros hay que descontarle el 37% de Seguridad Social, el beneficio empresarial del 6% y gastos diversos del 13%. ¿Sería mucho preguntar en cuánto se queda el precio hora para el trabajador?: en 3,6 euros/hora, sin descontar el IRPF, esos son los contratos que una administración como el Ayuntamiento de Córdoba ofrecen a los trabajadores que prestan los servicios municipales. Nosotros le pondríamos al técnico que ha firmado estas condiciones el precio de su trabajo a justo el doble de lo anterior: 16,4 euros la hora (menos los antedichos descuentos), a ver si se quejaba o no. Los museos no es que estén cerrados los lunes (que son los días de descanso en todos los museos de la Unión Europea). Es que están directamente abandonados: en el Museo Taurino hay una sola persona, en el Julio Romero de Torres dos, en la Posada del Potro dos -compartido uno con el Julio Romero de Torres-, y en el Alcázar de los Reyes Cristianos, tres personas. Y el Subdelegado del Gobierno impugnando la contratación de personal.Por último, no podemos evitar señalar, el Pliego de Condiciones Administrativas y Técnicas para la privatización de jardines, el convenio de referencia que se exige a las empresas es el de jardinería a nivel estatal, es decir, el más bajo que hay. Sin embargo, ya le advertimos al Gobierno Municipal que cualquier pliego que salga ha de respetar los salarios del Ayuntamiento. Sin embargo, el Gobierno que se presenta como de izquierdas proyecta instalar en los servicios municipales prestados por la empresa privada la precariedad laboral y la asfixiar económica de los trabajadores. A estos trabajadores de la privada habría que tenerlos en cuenta, como se tuvieron en cuenta, cuando verdaderamente se remunicipalizaron muchos servicios municipales. Nos estamos refiriendo a los mandatos de Julio Anguita, donde se remunicipalizó la recogida de residuos sólidos urbanos, la limpieza viaria, la limpieza de colegios, recaudación, el servicio eléctrico, la orquesta municipal, se crearon los servicios sociales, se municipalizo la grúa municipal, etc…pero se ve que la actual Alcaldesa no tiene liderazgo ni capacidad política para revertir esta situación de desmantelamiento y privatización y precarización de los servicios municipales. No quepa duda que C.T.A. va a promover movilizaciones contra esta política en el seno del Comité de Empresa y de la Junta de Personal del Ayuntamiento de Córdoba.