Protesto Pagare

Segundo.–La promesa pura y simple de pagar una cantidad determinada en pesetas o moneda extranjera convertible admitida a cotización oficial. Las acciones de unos endosantes contra los otros y contra el librador prescribirán a los seis meses a partir de la fecha en que el endosante hubiere pagado la letra, o de la fecha en que se le hubiere dado traslado de la demanda interpuesta contra él. El que hubiere enviado entre los ejemplares a la aceptación deberá indicar en los sobrantes el nombre de la persona en cuyo poder se halla dicho ejemplar, la que va a estar obligada a entregárselo al portador legítimo de otro ejemplar. La letra de cambio y el protesto, si lo hubiere, deberán entregarse a la persona que pague por intervención. El aceptante por intervención responde frente al tenedor de la letra y frente a los endosantes posteriores a la persona por cuya cuenta interviene, de la misma manera que le correspondería hacerlo formalmente a esta última.

Puede admitirse la aceptación por intervención en todos los supuestos en los que el tenedor de una letra de cambio susceptible de aceptación tenga abierta la vía de regreso antes del vencimiento. No se comprenderá que constituyen caso de fuerza mayor los hechos que solo afecten en lo personal al tenedor o a la persona encargada por él de la presentación de la letra o del alzamiento del protesto. Si la fuerza mayor persistiere tras transcurridos treinta días a partir de la fecha del vencimiento, las acciones de regreso van a poder ejercitarse sin que sea precisa la presentación ni el protesto. En el momento en que haya cesado la fuerza mayor, el tenedor va a deber presentar sin demora la letra a la aceptación o al pago, y, si ha rincón, va a deber levantar el protesto. En el momento en que sea el tenedor quien gire la letra de resaca, el importe de ésta se va a fijar con arreglo al cambio de una letra pagadera a la vista, girada desde el lugar en que la letra primitiva era pagadera sobre el lugar del domicilio del garante.

Críticas En “el Pagaré (v): ¿qué Es El Protesto Y La Declaración Equivalente?”

Sea como fuere la hora en que se hubiere hecho la notificación, el Notario retendrá en su poder la letra sin dar ésta ni testimonio alguno del protesto al tenedor hasta las catorce horas del segundo día hábil siguiente al de la notificación. Durante ese tiempo y en horas de despacho podrán los apasionados investigar la letra en la Notaria y realizar manifestaciones congruentes con el protesto. La declaración de quedar protestada la letra se va a hacer por el Notario, en los plazos previstos en el artículo previo, mediante acta en la que se copiará o reproducirá la letra. En el conjunto no se excluyen los días inhábiles, pero si el día del vencimiento lo fuera, se entenderá que la letra vence el primer día hábil siguiente.

Todo endosante que haya reembolsado un cheque va a poder tachar su endoso y los de los endosantes siguientes. 2.º Los réditos de dicha cantidad, devengados desde la fecha de reembolso, al tipo de interés legal del dinero incrementado en dos puntos. El librado que no observe las disposiciones anteriores, responderá de los perjuicios hasta una suma igual al importe del cheque. En este caso, el librado solo va a poder abonar el cheque mediante un taburete en su contabilidad. El librado o el Banco que no vea las disposiciones precedentes responde de los perjuicios ocasionados hasta una suma igual al importe del cheque.

Si la pagare, va a tener los mismos derechos que hubiese tenido el supuesto representado. Lo mismo se comprenderá del gerente que hubiere sobrepasado sus poderes, sin perjuicio de la compromiso cambiaria del representado dentro de los límites del poder. Se habla, en definitiva, de hacer más simple la circulación de estos documentos sin imponer al adquirente la carga de examinar, además de la regularidad formal de los endosos, la validez intrínseca de todas y cada una de las afirmaciones procedentes. Al referirse a los requisitos formales del título cabe resaltar la desaparición de la mención de la «cláusula valor» en la letra de cambio, rastro visible de la concepción causal que domina, más allá de que no con absoluta exclusividad, el sistema vigente. En Derecho Mercantil el protesto forma un acto importante que acredita la negativa del pago de la letra de cambio, del pagaré o del cheque, así como el estado en que está el documento. Simultáneamente, el protesto es, en determinadas situaciones, presupuesto para el ejercicio del derecho de regreso contra librador, endosantes y avalistas en el cheque.

El Protesto De Pagaré: ¿qué Es Y Para Qué Se Utiliza?

En el caso de pago parcial, el librado va a poder reclamar que este pago se lleve a cabo constar en la letra y que se le dé recibo del mismo. La letra girada contra 2 o más librados deberá ser presentada a su vencimiento a los aceptantes para su pago por alguno de ellos. Si la letra no tuviere aceptantes podrá ser presentada a cualquiera de los librados. El avalista responde de la misma forma que el avalado, y no va a poder oponer las excepciones personales de éste.

Por consecuencia el protesto (o declaración semejante) sólo es necesario para mantener las acciones cambiarias de regreso pero no para preservar la acción directa contra el firmante o su avalista. Aunque el tenedor del pagaré no levante el protesto notarial o no obtenga la declaración semejante, sigue preservando en cualquier caso la acción cambiaria directa contra el firmante y su avalista. A pesar de que no es imprescindible realizar el protesto, es aconsejable llevar a cabo la declaración equivalente en los pagarés, especialmente los de importes superiores (exactamente la misma recomendación es válida para cheques y letras).

El género de interés de forma anual deberá indicarse en la letra y, a falta de esta indicación, la cláusula pertinente se considerará como no escrita. La letra de cambio podrá ser pagadera en el residencia de un tercero, sea en la ciudad en que el librado tiene su hogar, sea en otra localidad. A) La letra de cambio cuyo vencimiento no este expresado se considerará pagadera a la visión. Segundo.–El mandato puro y simple de abonar una suma cierta en pesetas o moneda extranjera convertible admitida a cotización oficial. No puede negarse el descrédito relativo que circunda el día de hoy a la letra de cambio en nuestra sociedad; es verdad que tal actitud no deriva exclusivamente, ni siquiera principalmente, de las insuficiencias normativas que fueron expuestas. La situación crítica que vive nuestra economía y una desmedida utilización de la letra de cambio, tanto en el mercado de bienes y servicios de consumo como en el mercado financiero, y unas leyes procesales obsoletas, no son factores extraños al elevadísimo número de impagados que recogen las estadísticas.

RECLAMACIÓN DE DAÑOS Y PERJUICIOS. Diversamente de lo que se dice en tal resolución, el pagaré no tenía por qué razón ser protestado, pues según el art. 97 de la Ley Cambiaria y del cheque el firmante del mismo queda obligado de igual manera que el aceptante de una letra de cambio. A su vez el art. 49 de esa regla establece que, a falta de pago, el tenedor va a tener contra el aceptante y su … El pago por intervención va a poder hacerse siempre y cuando el tenedor tenga derecho a ejercitar la vía de regreso, ya sea antes o tras el vencimiento de la letra. Va a deber comprender la cantidad total a satisfacer por aquel por quien se interviene, y efectuase, a mucho más demorar, al día después del último día tolerado para levantar protesto por falta de pago. En el momento en que no fuere viable enseñar la letra de cambio o alzar el protesto, dentro de los plazos fijados, por causa de fuerza mayor, se entenderán prorrogados dichos plazos. El tenedor va a estar obligado a hacer llegar sin demora a su endosante el caso de fuerza mayor y a anotar esta comunicación, fechada y firmada por él, en la letra de cambio.

protesto pagare

El que tuviere que llevar a cabo una comunicación va a poder llevarlo a cabo en cualquier forma, aun por la simple devolución de la letra de cambio, pero deberá demostrar que dió la comunicación dentro del término señalado. Se considerará que se ha observado este período en el momento en que la carta en que se haga la comunicación se haya puesto en el correo en dicho período. La acción cambiaria puede ser directa contra el aceptante o sus avalistas, o de regreso contra cualquier otro obligado.

¿Cómo Administrar Un Protesto De Pagaré?

A falta de esta indicación, se entenderá avalado el aceptante, y en defecto de este, el librador. Cualquier otra modificación introducida por la aceptación en el texto de la letra de cambio, equivaldrá a una negativa de aceptación. Esto sin embargo, el aceptante va a quedar obligado conformemente con los términos de su aceptación. Las letras de cambio a un plazo desde la visión deberán presentarse a la aceptación en el término de un año desde su fecha. En este caso, la gente obligadas, sólo podrán invocar contra el tenedor las excepciones que pudieran alegarse contra el endosante. En un caso así, no responderá frente a las personas a quienes después se endosare la letra.

¿Exactamente En Qué Casos Se Puede Levantar Protesto De Un Pagaré?

La emisión de un pagaré, excepto los expedidos con la cláusula “no a la orden” o semejante, está sosten al pago del impuesto sobre actos jurídicos documentados. El contribuyente va a ser nuestro firmante, como persona que expide el documento. En cuanto al lugar de la presentación va a ser el designado en el propio título como lugar de pago, que puede ser el domicilio del firmante, cualquier otro domicilio o una Entidad de crédito; y en este último caso, puede domiciliarse de manera expresa en una cuenta abierta en tal entidad o no haber ninguna indicación sobre esto. Cuestión distinta es la del pagaré en blanco, que llevando la firma de quien libra el documento, omite todos o varios de los requisitos formales indicados.