CTA ante la celebración del 28 de febrero -Día de Anadalucía-



El  día 4 de diciembre de 1977 el pueblo andaluz salimos a la calle. Decenas de miles de trabajadores y gente del pueblo salimos a la calle a pedir igualdad con otros territorios del Estado Español, a pedir que nos dejaran acercar el gobierno de nuestro pueblo a nuestro territorio a pedir que se acabaran las cacicadas en nuestra región, a pedir desarrollo económico para nuestras ciudades y provincias, a reivindicar trabajo, dignidad y libertad. En la República y en la dictadura Andalucía había sido la región más masacrada y mas explotada de toda España. La eternamente olvidada por el poder central, la ignorada en el reparto de la riqueza. Pero históricamente, nuestra región fue explotada por el capital heredero del feudalismo. Andalucía la que perdió un millón de trabajadores se tuvieron que irse a reconstruir la España de la posguerra civil y de la II Guerra Mundial y dejar sus casas, sus esposas e hijos hundidos en la miseria. Quería respirar ese día la libertad y la reivindicación. Se acababa el miedo y se reivindicaba un nuevo horizonte para Andalucía. Pero ese 4 de diciembre, un policía armada abría fuego, disparaba contra un joven trabajador en Málaga; Manuel García Caparrós. Y los guerrilleros de Cristo Rey de Fuerza Nueva en Córdoba disparaban con armas de fuego contra la masa del pueblo manifestante y varios trabajadores resultaron heridos y un trabajador que se llamaba Palma perdió un ojo. Nunca se supo cual fue la condena por esos atentados. Todo se recondujo y la UCD con el apoyo del PSA negó la autonomía del art.. 151 de la Constitución a Andalucía. Cosa que el PSOE aprovecho para celebrar un referéndum el dia 28 de febrero. Referéndum que le sirvió a Felipe González de trampolín a la Moncloa. Pero la fecha del 4 de diciembre y el espíritu de lucha en la calle había que borrarlo de la memoria histórica de nuestro pueblo. Había que sustituirlo por el triunfo de las instituciones el 28 F. Instituciones que han servido para aumentar de forma exponencial la corrupción del estado. Que han servido para apoyar incondicionalmente a organizaciones patronales como ASAJA, y tirar a la mas completa explotación a los jornaleros andaluces. Instituciones que han servido para regalarle a las empresas de Florentino Pérez los ayuntamientos, para financiar la sanidad privada y machacar la publica, para regalarle la enseñanza a la iglesia, para que se nos quite de la cabeza la reforma agraria y para darle la medalla de hija predilecta de Andalucía a la Duquesa de Alba y algunas decenas mas de golfos y golfas de esta región. Los andaluces hemos pasado de ser un pueblo luchador a seguir siendo un pueblo colonizado y explotado, un pueblo resignado y desconfiado. Gracias a dirigentes como Felipe González y Susana Díaz. Un pueblo que no obtiene justicia y sigue ignorado por los poderes al servicio del capitalismo. Con una televisión controlada por los poderosos y con programas distorsionadores de la realidad y de nuestra cultura. Por eso CTA no sale a la calle el 28 F, por eso CTA no pone la bandera andaluza que  ponen todos. Somos andaluces no andalucistas y por encima de todo eso somos trabajadores contra el capitalismo. Viva Andalucía libre de caciques y de políticos tiranos. Viva la clase trabajadora y viva la bandera roja de lucha. Y el 28 F que lo celebre Susana con los curas y demás amigos de ella. Salud. 

PACO MORO. Secretario General de CTA.